2.26.2012

Una forma de romperse en sueños



Fue tú casa una pequeña habitación de soltero rodeada de vecinos a los que no les gustaba hicieras el amor en voz alta, anduvieras junto a ella, ambos desnudos queriendo ser felinos marcando el terreno con el sudor del cuerpo y la imagen profana del sexo. Vecinos a los que no les gustaba pusieras tu grabadora con Buffalo Soldier en la línea última del volumen, aunque fuera tú única reliquia electrónica y la única música diferente en todo el Paradero de Marinos.

Tenías pocas cosas, una estufa aparatosa cuya única ventaja era un horno capaz de dorar cinco pavos en navidad y que tú la usabas para guardar los platos de vidrio, el recipiente de peltre que te heredó natita para contener los espíritus. Y la cabecera de cedro en tú cama desde la cual podías oír el juego amoroso del departamento de al lado desde siempre. Los viejitos que se gritaban y de tanto callarlos un buen día ya no hablaron nunca y tuvo que venir la ambulancia a sacarlos ya tiesos en el absoluto silencio cómplice de morirse al mismo tiempo, rabiosos, lucidos y amorosos.
Los vecinos que llegaron entonces en época de nortes y ponían a llorar a sus bebes para coger a gemiditos. Porque el llanto de bebes era el único ruido que el edificio soportaba, alegando que tenían bastante con la arena chocando en la pared, chillando en las ventanas. Alegando cualquier cosa que fuera, para sostener una privacidad que no podía ser en territorio y entonces lo era en mantenerse callados en santa mansedumbre.

Cuando ella llegaba a verte cerrabas las cortinas de apacejo. A veces dejabas la ventana abierta, pero eso sólo fue al principio cuando te decía que tu cuarto era chico y le asfixiaba, que el bochorno de calor impregnado en los techos de hormigón a gran altura sostenidos por vigas que permitían una escasa ventilación. Eso era al principio, cuando no podía soportar el clima encerrado en tú jaula, así fue hasta que se dio cuenta que estar desnudos y a solas bañados por la estela calurosa y amarillenta del día al morir era una forma de romperse en sueños, lamer rudimentarios la primera sal, primitivos, para desear tumbarse en el piso frío sobre las espaldas y dar vueltas y vueltas, desnudos como peces o caballos de piel húmeda, corceles limpiando el polvo y el sudor con esa extraña felicidad de quienes saben vivir sobre tinieblas en la esquina más inflamada y miserable del mundo.

5 comentarios:

  1. "Así fue hasta que se dio cuenta que estar desnudos y a solas bañados por la estela calurosa y amarillenta del día al morir era una forma de romperse en sueños..."

    Quizás tu jaula pueda ser el cielo,
    a pesar que afirmes que el cielo queda lejos de ella...

    ResponderEliminar
  2. como peces o corceles..
    me quedo con su maravillosa frase: "con esa extraña felicidad de quienes saben vivir sobre tinieblas..."

    Un beso, desde esta equina del mundo

    ResponderEliminar
  3. Tenia tiempo de no pasar por esta su casa, estimado. Veo cambios agradables, y la misma consistencia en la tesitura de su voz.
    Una y otra vez, inevitablemente, me quito el sombrero con genuina admiración.

    ResponderEliminar
  4. Yo conozco este cuento.
    Tú y tus tácticas de seducción.

    ResponderEliminar
  5. Eres el mejor poeta de la red :P :) (L)

    ResponderEliminar